PASEO DE GRACIA 21, PRINCIPAL E-08007 BARCELONA, ESPAÑA

¿En qué momento se pierde la condición de socio, una vez ejercitado el derecho de separación?

Comparte la noticia:

El derecho de separación se regula en el Título IX del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital. Este se constituye como un derecho de carácter potestativo que atribuye a su titular la facultad o potestad jurídica de extinguir el vínculo societario -entre socio y sociedad- y comporta la obligación de abono del valor razonable de sus participaciones sociales o acciones.

El Artículo 346 de la Ley de Sociedades de Capital establece las causas por las que un socio puede solicitar la separación:

 

Artículo 346. Causas legales de separación.

1.Los socios que no hubieran votado a favor del correspondiente acuerdo, incluidos los socios sin voto, tendrán derecho a separarse de la sociedad de capital en los casos siguientes:

a) Sustitución o modificación sustancial del objeto social.

b) Prórroga de la sociedad.

c) Reactivación de la sociedad.

d) Creación modificación o extinción anticipada de la obligación de realizar prestaciones accesorias, salvo disposición contraria de los estatutos.

2. En las sociedades de responsabilidad limitada tendrán, además, derecho a separarse de la sociedad los socios que no hubieran votado a favor del acuerdo de modificación del régimen de transmisión de las participaciones sociales.

3. En los casos de modificación estructural los socios tendrán el derecho de enajenación o separación en los términos establecidos en el libro primero del Real Decreto-ley 5/2023, de 28 de junio, por el que se adoptan y prorrogan determinadas medidas de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la Guerra de Ucrania, de apoyo a la reconstrucción de la isla de La Palma y a otras situaciones de vulnerabilidad; de transposición de Directivas de la Unión Europea en materia de modificaciones estructurales de sociedades mercantiles y conciliación de la vida familiar y la vida profesional de los progenitores y los cuidadores; y de ejecución y cumplimiento del Derecho de la Unión Europea.

 

Asimismo, el artículo siguiente recoge la posibilidad de integrar otras causas de separación en los estatutos, diferentes a las causas legales.

Artículo 347. Causas estatutarias de separación.

    1. Los estatutos podrán establecer otras causas de separación distintas a las previstas en presente ley. En este caso determinarán el modo en que deberá acreditarse la existencia de la causa, la forma de ejercitar el derecho de separación y el plazo de su ejercicio.
    2. Para la incorporación a los estatutos, la modificación o la supresión de estas causas de separación será necesario el consentimiento de todos los socios.

 

No obstante, la Ley ut supra mencionada no se pronuncia sobre el momento en que el socio pierde su condición como tal, habiendo ya ejercitado su derecho de separación.

Por lo general, se discuten tres momentos, en los que se puede entender que el socio que instó la separación pierde su condición como tal:

  1. Cuando se notifica a la sociedad la voluntad de separación
  2. Cuando la sociedad recibe dicha comunicación
  3. Cuando se abona o consigna el reembolso de la cuota del socio 

 

En este sentido, el Tribunal Supremo, en su sentencia 4/2021, de décimo quinto de enero, se manifiesta al respecto, aclarando:

 

El Proyecto de Código de Sociedades Mercantiles de 2002 (art.152) y el Anteproyecto de Ley de Código Mercantil (art. 271-23) preveían que el socio quedaría separado de la sociedad cuando tuviera lugar el reembolso o la consignación del valor de su participación. Sin embargo, el art. 13.1 de la Ley de Sociedades Profesionales (LSP) establece, respecto de los socios profesionales, que el derecho de separación es «eficaz desde el momento en que se notifique a la sociedad». 3.- Tampoco hay jurisprudencia que resuelva expresamente la cuestión. La sentencia 32/2006, de 23 de enero, estableció la naturaleza recepticia de la comunicación del socio, pero de ahí no cabe inferir sin más que ese sea el momento en que se pierde la condición de socio, porque el mencionado pronunciamiento se refería a los requisitos de ejercicio del derecho, no a su consumación. A su vez, la sentencia 186/2014, de 14 de abril, trató sobre una sociedad profesional y se limitó a resolver conforme a la literalidad del art. 13.1 LSP. No obstante, debemos aclarar que no consideramos que la solución del art. 13.1 LSP sea generalizable o extrapolable a las sociedades de capital, por la singularidad de la sociedad profesional que se refleja en la iliquidez de las participaciones, puesto que la participación de los socios profesionales constituye, no ya una parte del capital social, sino una participación de trabajo que se atribuye en atención a las cualidades personales del socio. Aparte de que en estas sociedades profesionales reviste gran importancia la carga personal que supone la prestación de servicios por el socio y la especial comunidad de trabajo que se establece en dicho tipo societario, en el que el comportamiento y circunstancias personales de los socios tienen gran incidencia en los demás. 4.- En las sociedades de capital, cuando se ejercita el derecho de separación se activa un proceso que se compone de varias actuaciones: información al socio sobre el valor de sus participaciones o acciones; acuerdo o, en su defecto, informe de un experto que las valore; pago o reembolso (o en su caso, consignación) del valor establecido; y, finalmente, otorgamiento de la escritura de reducción del capital social o de adquisición de las participaciones o acciones. Como recordó la antes citada sentencia 32/2006, de 23 de enero, «los actos a realizar por la sociedad son actos debidos, y no condiciones potestativas». Desde esta perspectiva dinámica, la recepción de la comunicación del socio por la sociedad desencadena el procedimiento expuesto. Pero para que se produzcan los efectos propios del derecho de separación, es decir, la extinción del vínculo entre el socio y la sociedad no basta con ese primer eslabón, sino que debe haberse liquidado la relación societaria y ello únicamente tiene lugar cuando se paga al socio el valor de su participación. Mientras no se llega a esa culminación del proceso, el socio lo sigue siendo y mantiene la titularidad de los derechos y obligaciones inherentes a tal condición ( art. 93 LSC).

 

Por ende, a falta de legislación que precise cuando se deja de ser socio ante un ejercicio del derecho de separación, la jurisprudencia señala que se esto se produce cuando al interesado se le abona o reembolsa su cuota. De esta manera, cualquier acto o acuerdo que se produzca antes del reembolso, el interesado ha de colaborar y ejercer sus funciones como socio, no pudiendo impedírselo los otros socios.

 

Para mayor abundamiento en el asunto y, si quiere ser asesorado por especialistas en la materia, póngase en contacto con nosotros en el número 931 22 91 91 o a través del correo electrónico blf@cerrillogomez.com y le atenderemos encantados.

 

Sentencias de interés:

Sentencia 524/2023, del décimo octavo de abril.

 

Arnau Moreno i del Campo

Letrado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias Relacionadas

Sobre la Sociedad Civil

Las sociedades civiles son entidades cuya base es asociativa y su naturaleza puede ser civil o mercantil. Como se recoge en el Artículo 1665 del

Responsabilidad de productos defectuosos

Responsabilidad de productos defectuosos

Nuestro ordenamiento regula la responsabilidad por daños causados por productos defectuosos en el Título II, capítulo I del Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de